martes, 31 de julio de 2007

LÁGRIMAS DE UN ROBLE


Cuantos enamorados pasean de la mano, unos se quedan a contemplar la belleza de la vida y otros prefieren la discreción, comerse a besos a escondidas. Pero mirarlos día tras día es una dulzura de invierno, donde cuerpo a cuerpo se entregan al calor de la noche perpetua, se me hace muy eterno verlos todas las noches, es costumbre ver sus siluetas resueltas. Allí están de nuevo, ella gime con besos de ternura y él simplemente calla para escucharla, con que premura él se acelera besando el cuello y restregándose con piel por los muslos, subiendo la falda con sus manitas candorosas y ella por mientras, aúlla quedamente para hacerle entender que su amor será eterno.
Que tristeza la mía, no voy a verlos jamás, mi cuerpo ya no resiste ante tanta variación del tiempo y espacio, pero allí quedan mis sucesores, esos que están al frente mío, son los encargados de brindar asilo a esta pareja de enamorados que siempre me escogieron para ser su confidente. Ahora me marcho con paso seguro, sabiendo que ellos permanecerán vivos, me voy a calentar el invierno de las familias, ése es mi destino, mis hojas se secan me tengo que ir. Adiós amigos.

8 comentarios:

David Navarrete dijo...

cuando terminamos de leer un poema o un cuento y cualquier de estos dos son bueno podemos terminar con una risa en el rostro (si fue un tema cómico) o con una gota de llanto en la mejilla (si fue trágico) o tal vez con una profunda reflexión y una nostálgia venidera. Después de leer tu prosa poética, he sentido la nostalgía como parte de mi.
me hizo acordar mucho a un poema de benedetti titulado "al costado del roble" leelo y te vas a dar cuanta porque.

Pamela dijo...

yo sabia no debi estar en ese parque debi escoger otro ... q tu me verias por alli aiiiiiiiii q lata! y justo mi apellido viene del arbol roble.
por otro lado espero ya estes mejor .
saludos y un beso.

Gonzalo Del Rosario dijo...

Manya ¿qué pasó?, ¿lo cortaron al arbolito?, ¿lo talaron? también qué tal fisgón el arbol . . . bien ahí.

Fernando Nerú dijo...

Allí están de nuevo, ella gime con besos de ternura y él simplemente calla para escucharla, con que premura él se acelera besando el cuello y restregándose con piel por los muslos, subiendo la falda con sus manitas candorosas y ella por mientras, aúlla quedamente para hacerle entender que su amor será eterno.

CADA ESPACIO, CADA PALABRA, CADA BESO,CADA ABRAZO... SON EL PREAMBULO PARA UN MOMENTO DONDE LAS PREOCUPACIONES Y LOS COMPLEJOS SE OLVIDAN

Daniellha dijo...

Ricardo...gracias por pasar por mi blog, me has dado la oportunidad de venir al tuyo. Te felicito, escribes muy hermoso.
Un abrazo.

ysraelg7 dijo...

Ese árbol chequeador jajaja.... así es pues amigo la vida de un árbol, que después de ser tu amigo, confidente, etc. sabe que tiene otro fín...

Me dió mucha pena...
y espero que tu estés bien.

Evora dijo...

Que hermoso y que triste al mismo tiempo.

Con que dulzura el roble describe esos momentos, esos amantes y sus caricias.

Gracias por tu visita, porque con ella me permites encontrarte.

Héctor Ojeda dijo...

La melancolía de amores pasados siempre traen asociados estos bellos e imponentes amparos, los nobles árboles de nuestra vida.

Saludos.

Héctor.